La Mixta

Cena de Cantinera 2007 de la Compañía Mixta

Cena de Cantinera 2007

Cena de Cantinera

Actividades

Primary Tagline
get in touch

XI Cena de Cantinera

 

Fecha

Lugar

Hora

Asisten

Sábado, 1 de septiembre
Ardora
21:30
178

 

 

Invitados

Aitor Kerejeta Cid (Alcalde) y su esposa

 

Homenajes


Por su apoyo incondicional a la Compañía Mixta a: Machi De la Torre, Cachita Sainz de Vicuña y Fabiola Segovia.

 

Crónica


Un año más… nos reunimos para celebrar la Cena de homenaje a la Cantinera. Un año más, pero un año, donde algunos de nuestros compañeros más señalados se han ido para siempre.

Os invito, en este momento de alegría, que es como ellos lo hubieran querido, a que os pongáis de pie, levantéis vuestras copas y brindemos todos en su recuerdo: Javier, José Antonio, Luís Mari, Bosco,… va por vosotros.

Continuamos, dando una especial bienvenida a una persona que nos acompaña por primera vez en esta cena. Me refiero a nuestro nuevo Alcalde, Aitor Kerejeta, acompañado de su esposa Marta. Nuestra Cantinera del año 2005, Blanca Fernández-Arche, le va a entregar un recuerdo por su visita. (Nos dirigió unas palabras en su primera y esperemos que no última asistencia a la cena.)

Como sabéis, en anteriores ocasiones, hemos resaltado la labor de algunas personas en pro de la Compañía.

Unas veces hemos celebrado el número de alardes en los que se ha participado. Otras, hemos reconocido a determinadas personas por hechos concretos. Y, por supuesto, siempre, siempre, a nuestras Cantineras.

Pero, no hay que olvidar que la Compañía Mixta está compuesta no sólo por sus hombres, sino también y, muy especialmente, por sus mujeres. De todas ellas, hemos escogido tres en su representación : Cachita Sainz de Vicuña, Machi de la Torre y Fabiola Segovia.

Una de nuestras homenajeadas en 2001 por el mismo motivo, María Dolores Del Cacho, les va a entregar un recuerdo de nuestro reconocimiento.

Llega un nuevo 8 de septiembre.
Llega un nuevo día de luz, emoción y color.
Llega la SEXAGESIMO OCTAVA cantinera de la Compañía Mixta.

Parafraseando al poeta,

Esa neska que pasa, fragante, gentil,
con la fresca gloria de sus VEINTICINCO MARZOS
y la rosa roja de su corazón,
Me refiero a Leticia Pérez del Puerto Galbete.

Nuestra Cantinera del año 2006, Bárbara Soriano, le va a entregar la medalla de la Virgen de Guadalupe, en recuerdo de estos inolvidables días.

Ahora paso el micrófono a su padre, Rafael Pérez del Puerto, que desea dirigirnos unas palabras.

(Tuvo una intervención breve y cariñosa de agradecimiento a todos. Las palabras que tenía preparadas fueron censuradas por la mayor autoridad ese día de su hija. Más adelante las podréis leer, merece la pena.)

Cada vez que regreso al paisaje amable de Hondarribia, se me agolpan sentimientos variopintos de vivencias personales y familiares, de veranos gozosos y de una tradición histórica que hoy comparto de forma mucho más directa a través de un ser tan querido como mi hija Leticia, que es un alarde de orgullo en mi familia, una cantinera para una fiesta que nos es entrañable a todos.

El Alarde de Hondarribia tiene un hecho histórico y una intercesión divina, una tradición acerada por el tiempo, ya que se celebra desde el año 1639, conmemorando el asedio a manos de los sitiadores franceses y el renovado voto a la Virgen de Guadalupe. Ya entonces los hombres y mujeres de esta villa dieron testimonio de su valor, cuando desde el recinto amurallado, donde había apenas mil personas, divisaron en lontananza un ejército francés de infantería y caballería formado por 30.000 hombres que había pasado el río Bidasoa. No hubo dudas sobre la idea de resistencia. Dos mujeres hondarribitarras trasladaron la imagen de la Virgen desde sus santuario en el monte Jaizkibel hasta la villa que iba a ser sitiada. Hubo un voto unánime del pueblo por si superaba la invasión de los franceses, consagrar ese día al culto de Nuestra Señora de Guadalupe.

Tras sesenta y nueve días de brutal asedio, de una resistencia heroica, cuando todo estaba a punto de consumarse, el 7 de septiembre, gracias a la intercesión de la Virgen, los hondarribitarras consiguieron su objetivo.

Decía Homero que los hombres se cansan antes de dormir, de amar, de cantar y de bailar que de hacer la guerra, pero a los franceses les ganó la voluntad de los vecinos de esta villa y la idea de que la historia es el progreso de la conciencia de la libertad, gentes que no quisieron compartir el viejo dicho de que la libertad existe tan sólo en la tierra de los sueños.

Por razones obvias vivo hoy de forma más cercana el Alarde y las fiestas de Hondarribia, esta tierra vieja, de sentimientos encendidos donde se dice que en el Paleolítico, 10.000 años antes de Cristo, el hombre ya habitaba las laderas del Jaizkibel, de donde provienen los linajes más antiguos de esta villa, como los Justiz, Aarhus y Kornuz, una villa que llegó a ser romanizada. Ya en la Edad media el rey Sancho II Abarca, de Navarra, fortificó Hondarribia, que fue fundada como villa por Alfonso VIII de Castilla.

Son algunos apuntes históricos, pues en nada pretendo contaros la historia de esta tierra, que mejor que yo sabéis por vivencia o convivencia estival, una referencia breve que encierra mi agradecimiento a todos vosotros, porque me habéis permitido estar muy cerca de lo que un hombre puede considerar como la felicidad plena. Como dijo Peral S. Buck: “Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad”. Yo me quedo con las pequeñas e importantes alegrías, como es la de estar hoy con todos vosotros.

Gracias Leticia por haberme hecho partícipe de esta experiencia tuya, por ser el padre de la novia cantinera en las fiestas y en el Alarde. Desde que eras pequeña hemos vivido la hermosa experiencia de pasar unos días del verano en esta tierra que sentimos como nuestra, donde hemos comprobado cada año como ibais creciendo, cambiando de talla, de costumbres, de fiestas, aunque casi nunca de amigos, con muchos de los cuales compartimos este momento. Ya se conoce el dicho de que “un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere”, porque un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano.

Gracias de corazón amigos de esta bella tierra de Hondarribia.


Rafael Pérez del Puerto







































































Gracias Rafael en nombre de todos, por tus palabras.

Y para terminar, vosotros, hondarribiarras de corazón, no olvidéis nunca, que …

Esto es el Alarde de Fuenterrabía...

Saltan las canciones, y la algarabía se trenza,
se extiende y avanza triunfal.
El "titibilití" inunda ya el día,
y un anciano grita: ¡Viva el general!

Suenan las descargas. Se enciende el donaire.
Pasan las cantineras con cara de flor.
Vuelan abanicos embrujando el aire
y es un ascua de oro la calle Mayor.

Esto es el Alarde de Fuenterrabía,
la rubia, la ondina, la novia del mar.

Viva la Cantinera.
Viva la Cantinera.
Viva la Cantinera.


Angel Sáenz de Pipaón
Gaceta La Mixta
Diciembre 2007


 

Archivo

 

Fotografías

 

La Mixta

Diciembre 2007