La Mixta

Detonadoras de la Compañía Mixta

Detonadoras

Armas

8 de septiembre

Primary Tagline
get in touch

Armas detonadoras o de fogueo

 

¿Por qué?


El Alarde es una Procesión Cívico-Religiosa, escoltada por Paisanos Armados, que se celebra anualmente por las calles de la Ciudad de Hondarribia el día 8 de septiembre como forma de cumplir la promesa que efectuaron los hondarribiarras a Nuestra Señora la Virgen de Guadalupe por su liberación del asedio al que las tropas francesas sometieron a la Ciudad y que culminó el día 7 de septiembre de 1638 tras sesenta y nueve días de Sitio.

Sabemos que alarde es una palabra de origen árabe que describe una formación militar en la que se pasa revista a hombres y armas. La historia refleja la particularidad del modo con el que los vascos defendían sus territorios que no se basaba en la estructura militar tradicional: ejércitos organizados y soldados, sino en un sistema bastante menos sofisticado: si se acercaba el enemigo, se daba aviso, y los hombres en edad de armas, las empuñaban y se aprestaban a defender su territorio. Esta forma de actuar obligaba para conseguir un mínimo de eficacia militar a que cada cierto tiempo se revisarán las armas y se impartiera instrucción militar elemental a los hombres. Estamos hablando de un alarde de armas.



Estas palabras que describen muy resumidamente lo que es el Alarde, nos deben servir de recordatorio de lo que celebramos el día 8 y de cómo debemos hacerlo.

En ese “cómo” se debe subrayar como ESENCIAL EL USO DE ARMAS y, por ende, que se debe mantener un alto grado de participación de paisanos armados.

En ese “cómo” que nos señala la tradición, también, están las DESCARGAS, ya por compañía, ya por el batallón,  que se realizan en lugares emblemáticos como HOMENAJE a la Virgen, a la Iglesia, a su ciudad, a la cantinera, etc.

Se desprende, por tanto, la importancia de que las armas DISPAREN.

El utilizar réplicas o armas de aire comprimido, si bien salvan la situación formal de poder participar en el Alarde como paisano armado, NO CONTRIBUYEN a que brille el acto que celebramos y, por supuesto, a que la TRADICION PERVIVA. Mucho peor, por supuesto, el irnos a participar en otras secciones de la compañía que después de muchos años de trabajo funcionan.


Debemos, por tanto, hacer examen de conciencia y preguntarnos ¿no merece la pena hacer un esfuerzo y conseguir un arma que dispare?

La siguiente cuestión a plantearnos es ¿QUÉ ARMA?

Los cazadores habituales que dispondrán de la documentación que establece la normativa siempre podrán disponer de su escopeta para el día 8, pero ¿el resto?

Existe un camino claro: adquirir una DETONADORA. No es necesario disponer de permisos especiales ni de realizar gestiones complicadas para su adquisición.

Es cierto que si la participación en el Alarde es circunstancial se hace difícil que se compre una detonadora por su precio (alrededor de 235 euros en 2012) y se acuda a conseguir una réplica o un arma de aire comprimido. Pero si se es una persona de PARTICIPACION REGULAR los días 8 ese coste ya supone bien poco y estamos contribuyendo a que la TRADICION SE PERPETÚE en el tiempo.

Os animamos desde aquí a que ADQUIRÁIS una DETONADORA y nos ponemos a vuestra disposición para informaros o, si es el caso, ayudaros en la gestión de compra.


El que esté interesado que se ponga en contacto con nosotros.